Hugo Fuentes Fuentes
General de Brigada Aérea
Primer Director

 

El vertiginoso desarrollo de la Aeronáutica y la permanente evolución del arma aérea, dejaron en evidencia desde la creación de la Fuerza Aérea, la necesidad de disponer en forma permanente de profesionales altamente especializados y con profundos conocimientos de las ciencias aeronáuticas, como única forma de enfrentar el desafío.

En 1930, después de la fundación de la Fuerza Aérea de Chile como rama independiente de las Fuerzas Armadas, se dictan los primeros cursos regulares de especialización para mecánicos de aviación, reclutando Oficiales Ingenieros de la Armada de Chile e Ingenieros Civiles, para posteriormente ser nombrados Oficiales de la Fuerza Aérea y enviados al extranjero a estudiar y perfeccionarse en las ciencias aeronáuticas.

En la década de los 40, concurren 8 Oficiales al Instituto Tecnológico de Massachusetts y a la Academia Superior de Aerotecnia “Cuatro Vientos”, en España, trayendo consigo inapreciables conocimientos como la organización del mantenimiento, técnicas de diseño y de cálculo de Aeronaves, para posteriormente ser entregados en la Maestranza Central de Aviación, posterior Ala de Mantenimiento, organismo de mayor nivel técnico institucional.

En 1946, el entonces Director de la Escuela de Aviación, Coronel de Aviación (A) Felipe Latorre Jáuregui, manifestó las dificultades que enfrentaba la Fuerza Aérea para continuar con el proceso antes descrito, planteando la necesidad que el Instituto formador de Oficiales impartiera el curso de Ingeniería Aeronáutica. Una vez autorizado éste, se nombra al Jefe de Estudios de la Escuela de Aviación, Capitán de Bandada (A) Ernesto Bentjerodt Becker, y se convoca el primer curso de Cadetes Ingenieros Aeronáuticos, los que estudiarían dos años en el Establecimiento, para luego continuar con sus estudios en la Maestranza Central de Aviación.

Los primeros planes y programas de estudio se organizaron en base a la información proporcionada por el prestigioso “Rensseler Politechnic Institut”, de Nueva York, conformando a su vez el cuerpo de profesores con Oficiales Ingenieros y por prestigiosos académicos de las Universidades de Chile, Católica y Técnica del Estado.

En 1948, el Teniente Ingeniero Hugo Fuentes Fuentes, se integra como profesor jefe de la Jefatura de Estudios de la Escuela de Aviación, nutriendo y complementando la malla curricular con los conocimientos que obtuvo al graduarse como Ingeniero Aeronáutico en la Fuerza Aérea Española.

El avance tecnológico en el campo aeronáutico hizo cada vez más compleja el arma aérea al ir incorporando nuevos sistemas; esto determinó la necesidad de preparar no sólo Ingenieros Aeronáuticos, sino también Oficiales Técnicos y Especialistas en las diferentes áreas.

Para el año 1961, el recién ascendido General de Brigada Aérea(A)  Ernesto Bentjerodt Becker planteó al Sr. Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, General del Aire Don Eduardo Iensen Francke, la necesidad de reunir en un sólo establecimiento estos cursos. Fue así, que por Decreto Supremo N°6 de fecha 14 de Enero de 1963, fue creada la Academia Politécnica Aeronáutica, siendo su primer Director el Coronel de Aviación (I) Don Hugo Fuentes Fuentes.

Desde que se crea el Instituto en 1963 y hasta mediados de la década de 1980, formaba a los oficiales de los
Escalafones de Ingenieros y Técnicos egresados de la Escuela de Aviación. Los primeros, terminados sus estudios en la APA, obtenían el título de Ingenieros Aeronáuticos y los segundos, el correspondiente a Técnicos en Defensa Aérea y Administración.

Más avanzado en la década de los ‘80, la Academia comenzó a capacitar a los oficiales de los escalafones técnicos, entregándoles posteriormente títulos de ingenieros.

El 24 de Junio de 1986, mediante Resolución de la Comandancia en Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, se modificó la fecha del Aniversario de la Academia Politécnica Aeronáutica, con el propósito de realzar la ceremonia de celebración del Instituto y recordar la creación del Ala de Mantenimiento, unidad donde se formaron los primeros cursos de Ingeniería Aeronáutica de la Institución y que fuera fundada el día 05 de Agosto de 1920.

En el año 1990, con motivo de la promulgación de la Leyes “Orgánica Constitucionales de las FF.AA.” y “Orgánica Constitucional de la Enseñanza”, se le otorga a las Academias Politécnicas de las FF.AA. la calidad de entidades de Educación Superior, lo que dio la facultad de conceder Títulos de Técnicos de nivel Superior, Títulos Profesionales y Grados Académicos. En aquella época,  la Academia consideraba las carreras de Ingeniería Aeronáutica, Electrónica y Administración, como asimismo, la de Ingeniería en Sistemas de Armas mención Defensa Antiaérea. A partir del año 2002, la formación de los Oficiales de esta última especialización pasó a ser compartida con el Regimiento de Artillería Antiaérea de la Fuerza Aérea de Chile.

La condición alcanzada por la Academia con motivo de la dictación de las leyes señaladas, trajo consigo no sólo la necesidad de adecuar sus Planes y Programas de estudios, de forma de hacerlos equivalentes con las de otras instituciones de Educación Superior reconocidas por el Estado, sino además, se debieron hacer en concordancia con la enseñanza inicial recibida en la Escuela de Aviación y con lo que ya se vislumbraba que consideraría la Reforma Educacional que luego implementaría la Fuerza Aérea.

En 1993 el Instituto incrementó su infraestructura, construyéndose nuevos laboratorios de aerodinámica, metalurgia, resistencia de materiales y electrónica, equipados con instrumentos y equipos necesarios que permitieron mejorar el proceso docente.

En el año 1999 y en virtud de las nuevas capacidades docentes alcanzadas, la Academia dio inicio al primer Curso para doctorar a profesionales de la Institución. El año 2003 se daba término a este curso y la Academia graduaba y confería por primera vez, el grado de Doctor en Ingeniería Aeronáutica a 3 oficiales de la Fuerza Aérea.

Adicionalmente, en virtud del objetivo institucional de una Fuerza Aérea bilingüe, que permita enfrentar los desafíos del mundo actual, con las condicionantes permanentes que impone el avance tecnológico y el fenómeno de la globalización, la Academia contribuye con su Centro de Idiomas, creado el 17 de Junio de 2004, cuya función primordial es supervisar e implementar los programas de dominio del idioma inglés en todas las Unidades de la Institución.

En la actualidad a través del Centro de Investigación y Desarrollo de las Ciencias Aeroespaciales [CIDCA), creado el 24 de noviembre de 2009, se están desarrollando en conjunto con la Universidad de Concepción y con el Centro de Estudios Científicos (CECS] de la ciudad de Valdivia actividades académicas y de investigación, por medio de la incorporación de Oficiales Ingenieros egresados de la Academia.

Con fecha 23 de Diciembre del 2009 y bajo Decreto N°0032, la Academia Politécnica Aeronáutica cambia su Misión, con el fin de contribuir al país y a la Institución a obtener, mantener y perfeccionar las competencias que los profesionales de la aviación requieren. Permitiendo con esto desarrollar diferentes programas en conjunto con otras Instituciones Armadas, de Orden y Establecimientos de Educación Superior, dentro de los que destacan, tanto cursos de pregrado como de postgrado, como por ejemplo:

  • Curso de Seguridad Operacional y Medio Ambiente
  • Diplomados y en Informática y Evaluación de Proyectos.

  • Magíster en Ingeniería Aeronáutica, en colaboración con la Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM).

La Academia también desarrolla, anualmente, el curso de Capacitación Pedagógica,  en modalidad presencial  y semi - presencial, orientado a capacitar a profesores civiles y militares, que, a su vez, permitan continuar con el progreso del Instituto.

Desde su creación a la fecha, la Academia ha formado cerca de mil setecientos profesionales en diversas áreas inherentes al quehacer institucional, quienes con los conocimientos adquiridos, se encuentran capacitados para respaldar y asesorar en las decisiones técnicas y operativas a los Mandos en las diferentes Unidades Operativas y Altas reparticiones, que permitan el optimo y eficiente cumplimiento de la Misión Institucional.